Amor en tiempo de millennials: ¿por qué a los jóvenes les cuesta tanto encontrar pareja estable?

La sociedad continúa su evolución y la manera en la que los jóvenes se comunican y relacionan ha cambiado de forma considerable, y en un mundo donde pueden experimentar su sexualidad de una forma más abierta, y hay menos resistencia al conflicto, encontrar una pareja estable se complica enormemente. Pero estos no son los únicos elementos que entran en la ecuación del amor de los jóvenes, por lo que analizar a fondo los motivos y posibles soluciones podría ayudar a entender mejor el dilema.


El planeta avanza cada vez más rápido, y en una sociedad donde la vida familiar, personal y profesional consumen una enorme cantidad de tiempo y recursos, la realidad es que agregar un vínculo emocional al día a día puede ser una responsabilidad que no cualquiera está dispuesto a asumir. Por eso, muchos jóvenes buscan otras formas de vivir sus relaciones sin que eso necesariamente signifique un proyecto complejo de pareja.

Uno de los principales aspectos a tener en cuenta es el miedo al compromiso, llevando a muchos jóvenes a tener relaciones abiertas o citas casuales, una forma de experimentar y disfrutar sin complicaciones. Con tantas aplicaciones y webs de citas que existen actualmente en Internet, tener citas sin compromiso con gente nueva es sencillo, discreto y divertido para muchos jóvenes.


Quedarse en la zona de confort, fácil pero monótono

Un gran obstáculo para conseguir una relación estable es la rutina, un elemento que silenciosamente puede afectar la salud mental y aumentar los niveles de estrés en las personas. Cuando no encuentras formas de conocer nuevas personas, ampliar tu círculo social o crear nuevos vínculos, las aplicaciones y las webs de citas te permiten conseguir eso que buscas. También puedes realizar nuevas actividades tales como ir al gimnasio, a alguna clase llamativa por las tardes, o simplemente salir a caminar de forma regular, podrá ayudarte a oxigenar tus ánimos, dándote a su vez la oportunidad de conectarte con personas afines a ti.

Y, por último, el desespero debe mantenerse lejos, ya que conseguir una pareja estable suele requerir tiempo para conocer y crear algo genuino con alguien más. Es importante no forzar la estabilidad, ya que luego se puede convertir en un dolor de cabeza para ti y para tu pareja. En su lugar, continuar teniendo citas, conociendo, y disfrutando, te ayudará a reconocer que son aquellas cosas que realmente buscas en tu otra mitad, a su vez de identificar qué es eso que puedes mejorar para que tu próxima relación sea sana y llena de alegrías.


Los jóvenes tienen menos resistencia a las diferencias y los problemas


Muchas veces a las personas menores de 30 años les resulta difícil llevar una relación estable, bien sea por influencias que absorben de otras culturas, o su propia personalidad que sigue en formación, lo que hace que su forma de ver las relaciones pueda cambiar constantemente, haciéndolos inestables para tener una sola pareja y establecerse.

Otro factor también importante es la poca tolerancia que actualmente tienen los jóvenes hacia los problemas de pareja, por lo que todo irá de perlas en la relación mientras no haya ningún tipo de obstáculo, pero cuando estos aparecen (y así es tarde o temprano) se les dificulta resolver desde los pequeños hasta los más grandes inconvenientes, y como resultado, esto los lleva a terminar la relación y al poco tiempo iniciar una nueva en busca de otro vínculo con menos compromisos, siendo esta una visión poco realista de lo que es una relación estable, ya que incluso las relaciones más sanas tienen al menos un momento donde se pondrá a prueba la fortaleza de ambos.

Por otro lado, se encuentra el factor económico, que, aunque no solo afecta a las parejas más jóvenes, es allí donde es más evidente, normalmente debido a la importancia del uso del dinero en esta etapa de la vida, siendo este elemento es uno de los pilares para que una relación funcione de forma estable y se puedan ejecutar proyectos importantes.

La gran mayoría de las parejas jóvenes continúa en desarrollo, por lo que no cuentan con un buen trabajo o negocio propio que les permita tener una estabilidad financiera para dar un nuevo paso en la relación. Y es que básicamente, una planificación financiera le proporciona a la pareja las bases para realizar proyectos juntos, como crear un negocio en conjunto, tener un lugar propio, o lograr sencillamente un estilo de vida más cómodo, por eso, el aporte que ambos puedan realizar a la estrategia común será de mucha ayuda para crecer en conjunto.

Por último, el aspecto emocional, muchos jóvenes en la edad de los 20-30 años siguen en el proceso de descubrir que es lo que les gusta, lo que quieren en una pareja y sobre todo lo que quieren para su futuro, si quieren casarse, tener hijos o por el contrario quieren estar solteros y disfrutar de la vida.